Safetyfirst (Seguridad primero)

El sentido de seguridad es una de las principales necesidades del ser humano. Queremos sentirnos seguros cuando andamos por la calle, cuando viajamos o estamos en un centro de ocio. Pero la seguridad en nuestras casas es quizas lo que más nos preocupa. Nadie conscientemente adquiere productos que le podrían exponer a ciertos peligros. Las ventanas de tejado son productos específicos, están instaladas en la cubierta, encima de nuestras cabezas y donde ciertos profesionales desarrollan su trabajo. Por eso las ventanas tienen que ser seguras cuando se utilizan y que nos protegan de posibles intrusiones o accidentes fortuitos.

Las ventanas de tejado además de las funciones básicas, de iluminación y ventilación, también tienen que ser seguras para el usuario y que protegan de una caída accidental en el interior de la estancia. Aunque pueda parecer un echo de poca relevancia, los datos estadísticos publicados en Estados Unidos en el año 2007 indican que 23 personas perdierón la vida al caer por lucernarios dentro de las estancias cuando trabajaban en la cubierta. FAKRO siempre ha velado por la seguridad de sus clientes - primero introdujo el acristalamiento exterior templado como una solución estandar en las ventanas de tejado. Hasta la fecha no existian normas europeas que valoraran la seguridad de los productos. El 1 de Febrero de 2007 entró en vigor en Europa la normativa de seguridad EN 14351-11 para ventanas y puertas la cual a su vez contiene la normativa 13049 con referencia específica a la seguridad de las ventanas de tejado y que permite determinar con precisión el grado de la misma. La normativa aplica 5 clases basadas en la altura de caída de un elemento con un peso de 50kg que impacta en la ventana.

Todas las ventanas de tejado FAKRO han conseguido como mínimo la clase III de seguridad para el conjunto de ventana y acristalamiento. Las ventanas más vendidas en el mercado tienen como máximo la clase II de seguridad.

FAKRO recomienda la instalación de ventanas que tengan como mínimo la clase III de seguridad en las cubiertas con la inclinación menos de 30°. Cualquier profesional que trabaja en las cubierta si pisara de un modo accidental la ventana no caeira dentro de la estancia, lo que garantiza el uso del edificio. Cada vez existen más informaciones sobre las intrusiones en pisos y casas, para ello se invierte en sistemas antirrobo instalados en carpinterias verticales y puertas de paso para protegerse, olvidandose de las ventanas de tejado que también pueden ser suceptibles de intrusiones.

Para limitar una posible intrusión a través de las ventanas de tejado, FAKRO ha introducido el innovador sistema topSafe que refuerza la construcción de las ventanas de tejado.

Este sistema ofrece:

  • sistemas patentados de fijación de las bisagras. Los tornillos son más largos y gruesos, están atornillados de modo inclinado hasta el fondo del perfil de la madera de la hoja, que protegen la manipulación de las bisagras y su apertura desde el exterior,
  • elemento de metal que refuerza el alojamiento de la manilla,
  • listón de metal que dificulta la intrusión mediante el uso de herramientas.

 

 

Las ventanas fabricadas bajo sistema topSafe poseen la resistencia más alta a la intrusión. La ventana de tejado FAKRO dificilmente se puede abrir desde el exterior, ejemplo, pisando de modo dinámico en la parte superior y exterior de la ventana, este echo no causará la apertura de la hoja o el arranque de las bisagras.Las ventanas FAKRO instaladas en la cubierta son resistentes no sólo a las condiciones climáticas sino seguras para los usuarios.


A partir del 1 de febrero de 2010 el cumplimiento de la norma EN 14351-1 será obligatorio. Hasta esta fecha se podrán comercializar ventanas de tejado que no cumplan esta norma.